14 de febrero de 2014

Mi nombre...

Nunca he esperado que los trabajadores del 100 Montaditos fueran ingenieros navales, pero tampoco era para esto... Que yo sé que a veces pido mucho, pero esta vez no es así. Vale que el montadito número doce "chistorra con pimiento verde" tenga a veces menos de medio centímetro cúbico de pimiento, de eso no me estoy quejando... Pero que no sepan escribir mi nombre, es demasiado.


Cuando era pequeña, recuerdo que cuando decía mi nombre mucha gente decía "qué original" o "¿y de dónde viene?", porque era un nombre que apenas se escuchaba... Pero desde que apareció en televisión una serie con un nombre idéntico al mío y desde que se ha "puesto de moda", lo escucho cada dos por tres. ¿Dónde se esconden los del 100 Montaditos para no haberlo visto escrito en su vida?

Que conste que yo siempre he sido la primera en decir que me daba igual si mi nombre lo pronunciaban "Aída" o "Aida", pero "Ahida" o "Ayda" no lo tolero. Vale que sea un nombre de origen árabe y que los árabes tienen otras letras y todo ese rollo, pero coño, que está perfectamente adaptado al castellano como "Aída" y no hay más problemática. En fin...

Y por si a alguien le interesa, mi nombre en árabe es عائدة.

No hay comentarios:

Publicar un comentario