30 de junio de 2013

Subvencionemos un cerebro a Cospedal, permanentemente, por favor.

Mientras comía viendo las noticias, me he enterado de soy de esos de la cultura de la subvención permanente de Cospedal. Efectivamente, mis estudios universitarios los está pagando la beca del Ministerio.

A veces no sé si piensan lo que dicen... ¿Cree usted, Cospedal, que si estoy estudiando un grado es porque quiero vivir de subvenciones? Si estoy estudiando es porque quiero poder vivir de mis estudios y tengo ilusión por ello. Si hubiera tenido dinero suficiente para pagarme la matrícula de Universidad, no habría pedido la beca, pero, como no es así, me he visto obligada a ello. ¿Qué otra opción me quedaba, si gracias a sus paupérrimas políticas de empleo, mis padres están en paro, cobrando subvenciones precarias? Y sí, parece que ellos también son de esos de la subvención permanente.

Oír a Cospedal diciendo estas tonterías no sólo me ha cabreado, sino que también me ha hecho reír. Sí, reír, porque es gracioso que diga "no queremos vivir en la cultura de la subvención permanente" cuando ella, en el fondo, lo que seguramente quería decir era "no queremos sentirnos culpables por nuestra pésima política y, si por nuestra culpa estáis desempleados porque no sabemos cómo arreglar las cosas, tenéis que sentiros culpables vosotros, que sois los que nos habéis votado". 

Desde aquí pido a todos que convirtamos a Cospedal en una de los nuestros y le subvencionemos un cerebro permanentemente, porque está claro que lo necesita.

Aprovecho esta publicación, para hacer un comentario sobre la reforma que pretendía Wert, que al final no se ha aprobado [todavía]. Eso de que los que en bachillerato no obtuvieran el 6,5 deberían plantearse estudiar otra cosa... Señor Ministro, la nota de bachillerato no sólo depende de la capacitación del estudiante, sino de la motivación que tenga él y la que reciba de sus profesores.

Mi nota media de la PAU (o PAEG, o Selectividad o esas pruebas que ya no se van a hacer porque el PP está dando por culo a la educación pública) era de 5,6. Según este señor yo no estoy capacitada para estudiar ningún grado. Pues bien, si saqué esa nota era por falta de motivación por parte del personal docente: corregía a la profesora de economía continuamente en clase, el nivel de inglés era bajísimo, la profesora de matemáticas no sabía explicar absolutamente nada y cuando le preguntabas te respondía "no sé"... Y esto, señor Wert, no me pasó en un colegio público, precisamente, sino en uno concertado, del Opus Dei, de esos que a ustedes, señores del PP, tanto les gustan y tan bien hablan de ellos. Dígame usted a la cara, ministro, si con una nota media de 8,14, en el primer año del grado, con todo aprobado, estoy capacitada o no para ir a la Universidad.

Habría que ver qué notas obtuvieron ustedes, señores ministros, porque quizá eso lo explicaría todo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario