2 de noviembre de 2012

Sin prejuicios

[Prometo que éste es el último post que publico esta noche]
Cuando estaba escuchando la canción que os he puesto antes, me he dado cuenta de la realidad de la frase "nueva generación, con principios, dando una buena educación, sin prejuicios". Actualmente vivimos en un mundo globalizado y es muy habitual cruzarse por la calle gente de otra raza, color, religión, etc. Antes no lo era tanto. Recuerdo que una vez mi madre me contó que llegó a vivir a su barrio el primer hombre de raza negra que había visto en su vida (sin contar en las películas y a Michael Jackson, del que os hablé hace dos días). Ese acontecimiento tan indiferente hoy en día, revolucionó por aquel entonces a los vecinos.

Los niños de aquellas épocas, aunque ahora no sean racistas ni nada por el estilo, sí que veían a las personas de color como diferentes, ya que era muy raro compartir clase con ellas, ya que por cosas que hacía Paquito el dictador, no era muy frecuente la inmigración. Sin embargo ahora, que convivan niños y niñas de diferentes culturas, países, razas, colores, religiones y costumbres es de lo más habitual. Sin duda, hemos crecido con una visión de humanidad diferente y sin duda esto es muy enriquecedor.

Quitando excepciones carentes de inteligencia (nazis e imbéciles en general), actualmente nadie educa a sus hijos con patrones racistas. Todos educan a sus hijos con "todos somos iguales" y el "no importa el color de la piel". Claro que lo ideal sería no tener que decirlo, es decir, que la idea de igualdad debería ser algo innato (o casi) y no tener que aprenderlo.

Y, siguiendo una lógica básica de evolución y aprendizaje, cada generación convivirá mejor. Y tengo la esperanza de que sea así y de que mis nietos no sepan lo que es el racismo. Aunque mi generación es muy buena, todo hay que decirlo, y por ésto me ha llamado la atención la frase que os copia-pegaba en el primer párrafo: somos una "nueva generación, con principios, dando una buena educación, sin prejuicios". Sentíos orgullosos de serlo y tened conciencia de ello. Muchos piensan que no hacen nada en la vida, que su existencia es miserable, pero no se dan cuenta, de que sólo por haber enseñado a sus hijos el arte de respetar, ya han hecho que su paso por la vida sea loable. Tened principios, os lo ruego y si me he ido por las ramas en algún momento, perdonadme.

No hay comentarios:

Publicar un comentario