5 de octubre de 2012

Eran 2 euros

Esta tarde, cuando regresaba a casa de la universidad, ha entrado un chico en el autobús. Ha pasado varias veces el bonobús que llevaba pero no se lo validaba, hasta que el chico ha contado los viajes hechos. Eran 10. Ha mirado en su cartera y apenas tenía once céntimos, así que no podía pagar los 2€ que cuesta ahora el billete sencillo de autobús en Madrid. El autobusero le ha dicho “Sal o pide, a ver si alguien te da los 2€”. El chico ha protestado, pues el iba a 15 km de allí, a otro municipio al que sólo se puede ir por carretera. Imposible ir a pié.

Así, que mientras todo el autobús callaba(pero bién que miraba), le he dado al chico el dinero.
Esto lo estoy escribiendo no para que nadie alabe lo que hago, sino para quejarme. Vamos a ver… 2€… No es una fortuna. Vale que estamos en crisis y tal… Pero me ha dejado helada ver que nadie movía un dedo por un chaval que de no haber cogido el bus habría tenido que irse andando por una autovía.

Y sobretodo, disgustada con el conductor del autobús… ¿En serio le costaba tanto dejar “colarse” al chico? En estos trayectos nunca hay un revisor y al él no le costaba absolutamente nada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario