11 de octubre de 2012

Diario #1

Hay veces en las que te das cuenta de algo que siempre ha estado ahí. Sabes que no va a cambiar nada de cara a los demás, o al menos eso esperas, por que por tu parte todo va a continuar tal y como estaba.

Sin embargo, eres consciente que aquello de lo que te has dado cuenta te ha cambiado interiormente. Entonces te gustaría poder hablar de ello. Pero ni los que ponen los oídos son los más adecuados ni los que son los más adecuados ponen oídos. 

Y, lo más curioso son las circunstancias que han propiciado que te dieses cuenta de aquello. En mi caso, una clase de Mitología.


Pintura: Safo saltando al mar desde el promontorio leucadio,
por Théodore Chassériau, c. 1840

No hay comentarios:

Publicar un comentario